Fútbol Inglés (BRITCORNER)

Retratos del Mundial del ‘Maracanazo’

1972481_665068253534605_2029995414_n En 1955 Arthur Drewry fue elegido quinto presidente del máximo organismo del fútbol internacional, la FIFA. Con este cargo, inauguró el Mundial de Suecia en 1958, donde pudo ver en el césped a un jugador de su amado Grimsby Town, Johnny Scott, futbolista de Irlanda del Norte. Pero su momento de gloria llegó en 1960, cuando consiguió que la FIFA votara a Inglaterra como sede del Mundial de 1966. Él fue el gran defensor de traer el fútbol de vuelta a su cuna. Quizá así expió su gran pecado. Drewry, este dirigente criado entre pescado congelado, fue el gran culpable de la derrota más humillante de la historia del fútbol inglés: la del Mundial de 1950 contra Estados Unidos.

La realidad de los inventores

Inglaterra llevaba años caminando hacia el abismo y necesitó muchas derrotas para darse cuenta de dónde estaba en realidad. En 1946, este joven entrenador fue nombrado como primer seleccionador full time de la selección inglesa, pese a no tener demasiada experiencia. Arthur Drewry fue uno de los que apoyó su candidatura en una reunión de la Federación. Pero Inglaterra caminaba sobre tierras movedizas, pues a Winterbottom no se le otorgaron poderes para seleccionar a sus jugadores. Un comité de la Federación decidiría quiénes serían los jugadores elegidos, y Winterbottom los dispondría luego sobre el tapete.

maracana2

El entorno

El comité, formado por presidentes de clubes y directivos, era un desastre por las presiones internas que ejercían entre ellos para elegir o bien dejar fuera a determinados nombres, en función de los intereses de los equipos grandes. Desde 1949, el presidente de esta comisión era Drewry, elegido por su capacidad de seducción y por presidir un club pequeño que no aportaba jugadores a la selección. Pese a este desastre organizativo, Winterbottom mantuvo el entusiasmo, e Inglaterra solo perdió cuatro partidos de los veintinueve que jugó entre el final de la guerra y el debut en Maracaná, goleando a Portugal 0-10 en Lisboa y a Italia 0-4 en Turín. En 1950 Inglaterra estaba lista para debutar en un Mundial, o eso creía.

Gira

Pero la Federación parecía empeñada en cometer un error tras otro y organizó justo antes del Mundial una gira por Canadá y Estados Unidos de un combinado formado por las estrellas de su liga. El que era considerado el mejor jugador del momento, Stanley Matthews, formó parte de la expedición. Pocos cuestionaron la decisión, pues las giras de combinados británicos eran habituales en esa época y se habían producido de forma ininterrumpida desde 1945. Se consideraba que el equipo elegido por Drewwy para jugar el Mundial era suficientemente poderoso como para ganar la copa pese a la ausencia de Matthews y los jugadores del Manchester United, club al que también autorizaron a salir de gira por Estados Unidos, coincidiendo con la de los del equipo de la liga…

 

Deja un Comentario

" */ type="text/javascript"> -->
Pedro Puig, diseñador freelance